top of page

HIPERURICEMIA Y RIESGO CARDIOVASCULAR


A la par del aumento en la expectativa de vida de los humanos, se dio un cambio en las causas de mortalidad, esto es conocido como transición epidemiológica. En la actualidad la causa número 1 de mortalidad a nivel mundial y nacional son las causas cardiovasculares en todos sus posibles desenlaces. Este hecho hace que pongamos especial interés en el riesgo cardiovascular que se encuentran en los humanos.

Así llegamos a un punto de discusión entre el riesgo cardiovascular y la hiperuricemia. Múltiples son los estudios que indican una relación estrecha entre la hiperuricemia sintomática (Gota) y el aumento en la mortalidad por enfermedades como la hipertensión, diabetes, insuficiencia renal crónica y enfermedades cardiovasculares. Sin embargo en el caso de la hiperuricemia asintomática no se ha logrado establecer como un factor de riesgo cardiovascular independiente. Aunque en el caso de la hiperuricemia en el sexo femenino esta si se ha relacionado con un aumento del riesgo cardiovascular.

Sin embargo el debate está lejano a llegar a un final, Estudios actuales controvertidos en gota y su tratamiento con agentes inhibidores de xantioxidasa parecen tener resultados poco claros, discutibles con más preguntas que respuestas. Ellos realizados en poblaciones con múltiples enfermedades crónicas. Recientemente el estudio COLCOT mostro que el uso de colchicina a dosis bajas en pacientes sin diagnóstico previo de hiperuricemia disminuyo nuevos cardiovasculares en pacientes con prevención secundaria contra placebo.


Quizá si en la actualidad tratamos de concluir acerca de la hiperuricemia y el riesgo cardiovascular, podríamos resumir algunos aspectos demostrables en la actualidad. Dentro de los que destacamos.

  1. Existe una relación entre cifras de ácido úrico y la aparición de enfermedades metabólicas que suman para el alto riesgo cardiovascular. Entre estas enfermedades podemos destacar obesidad, diabetes mellitus 2, hipertensión arterial, dislipidemia, Insuficiencia renal crónica.

  2. Aún carecemos de evidencia para sustentar que la hiperuricemia asintomática es un factor de riesgo cardiovascular independiente. Aunque algunos estudios sugieren que en el caso del sexo femenino por cada mg de ácido úrico por arriba de 7 mg/dL su riesgo cardiovascular aumenta 12%.

  3. En el caso de Gota y su tratamiento podríamos decir que es necesario el uso de inhibidores de Xantin oxidasa para el tratamiento de la gota y así evitar la historia natural de la enfermedad. En México en la actualidad contamos con alopurinol y febuxostat para este propósito ambos seguros aunque con mayor eficacia para lograr metas de tratamiento febuxostat. En cuanto a los agentes profilácticos o para tratar episodios de gota aguda la colchicina es el agente que en la actualidad parece tener mejor perfil cardiovascular, esto apoyado principalmente por el reciente estudio COLCOT. En el caso de posibles sustitutos de colchicina , los AINES han demostrado un aumento en el riesgo cardiovascular, y riesgo de sangrado principalmente gastrointestinal. Y la indicación de esteroide solo es en el caso de pacientes que presenten contraindicación al uso de AINES o refractariedad del cuadro clínico.

  4. Los cambios al estilo de vida que deben tener estos pacientes son parecidos al de otras enfermedades crónicas y beneficiarían a los perfiles metabólicos y probablemente ayudaría a alcanzar las metas de tratamiento de estos pacientes.


Si encontramos como hallazgo hiperuricemia debemos realizar el adecuado escrutinio del riesgo cardiovascular con la finalidad de identificar las poblaciones de riesgo que se puedan beneficiarse del tratamiento temprano.



Dr. Alfredo Servín Caamaño

Médico Internista, Hospital General de México


27 visualizaciones0 comentarios

Comments